Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

La dama boba, de Lope de Vega

La dama boba, de Lope de Vega1. Breve biografía del autor.
Lope de Vega nació en Madrid en 1562. Ingresó en un colegio de Jesuitas y, posteriormente, en la Universidad de Alcalá de Henares. Su fama como amante es de sobra conocida. Con 17 años se enamoró de Elena Osorio, la esposa de un conocido actor y que sería inmortalizada en su poesía con el nombre de Filis. Bajo la acusación de difamación fue desterrado, pero Velázquez consiguió que lo indultaran y pudo volver a la Corte. No acaban aquí sus peripecias puesto que con 26 años rapta a Isabel de Urbina para casarse con ella pero, pocos días después de la boda, se alista en la Armada Invencible. Tras la dolorosa derrota se instala en Valencia donde formó un grupo de teatro donde ya se comenzaba a vislumbrar la tendencia que tomaría su teatro. Muere su esposa y se casa con Juana de Guardo en 1598, aunque poco después se enamora de Micaela Luján. Tras enviudar nuevamente, se ordena sacerdote, algo que no le impedirá seguir teniendo aventuras amorosas. Con Marta Nevares, una mujer casada, tuvo una hija y al enviudar ésta, van a vivir con Lope. A partir de aquí su vida personal no es agradable pues Marta se queda ciega y enloquece, su hija Marcela se mete a monja, un hijo suyo muere y otra hija es raptada. La rivalidad que mantiene con Miguel de Cervantes es de sobra conocida, puesto que Cervantes envidiaba enormemente a Lope. La dama boba (1613) es una de las obras más famosas de las denominadas de capa y espada. El autor de comedias más famoso de todos los tiempos, Lope de Vega, muere en 1635 y toda la ciudad de Madrid lloró amargamente su muerte. Lope nos dejó muchas obras inolvidables, y de entre las 1500 que escribió destaca Fuente Ovejuna (¿1614?). Otras obras del autor son: Peribáñez y el comendador de Ocaña (¿1613?), El mejor alcalde, el rey (¿1620-1623?), El caballero de Olmedo (¿1620-1625?) o El acero de Madrid (1608-1612).

2. Contexto literario de la obra.
A finales del siglo XVI, el teatro está en un completo desconcierto de géneros, temas y tendencias. Lope de Vega revoluciona la escena estableciendo un nuevo modelo en un intento de reconducir el teatro profano hacia una fórmula única. Estas nuevas ideas aparecerán compendiadas en el Arte nuevo de hacer comedias (1609). Las características más importantes son las siguientes: reducción de cinco a tres los actos de la obra (rompiendo de este modo el patrón de la tragedia clásica); lo trágico se funde con lo cómico; polimetría en los versos; presencia de la doble acción; comienzo in media res; mecanismo dramático del disfraz; presencia del gracioso, pluralidad de niveles; el tema del honor (el gran motor del teatro del XVII) y final feliz. La escuela de Lope continúa con Tirso de Molina, Guillén de Castro, Antonio Mira de Amescua, Luis Vélez de Guevara y Juan Ruiz de Alarcón.

3. Comentario de la obra.
Estamos ante una de las denominadas comedias costumbristas de Lope de Vega, también denominadas de capa y espada. Estas obras retratan la sociedad de la época planteando un complejo enredo amoroso con final feliz.

Las damas son dos hermanas, una inteligente e ilustrada y otra boba y negada para el estudio. La presentación de Nise (la dama inteligente) se produce de un modo chocante para el espectador, pues dialoga con su criada de temas doctos y herméticos para la mayor parte del público y, más aún, para dicha criada. Por el contrario, Finea (la dama boba) es la antítesis de su hermana, puesto que ha de pelearse con las lecciones que le dicta su maestro descabalándolas en todo punto sin obtener, como es obvio, provecho alguno. Para destacar las cualidades de Finea (que pronto sorprenderá a todos) Lope realiza un cuidado ejercicio estilístico que facilita la correcta recepción de la intención que el autor quiere transmitir con estos dos personajes. Los galanes tienen un amor mudable que se troca por cuestiones económicas. La dote de la dama boba es muy superior a la de Nise, pues su tío le dejó una pequeña fortuna para facilitar el casamiento de tan tonta dama. Así, el galán que se había convenido por las familias para el casamiento con Finea, no desea, en modo alguno, contraer matrimonio con ella y ofrece su amor a Nise. El pretendiente de Nise cambia de parecer y se propone enamorar a Finea, pues anhela disfrutar de su abultada dote.

Llegamos así, al tema central de la obra, y la bobalicona Finea se convierte en una juiciosa dama debido a la acción del amor, pues es ‘luz de entendimiento’. No acaba aquí el enredo, puesto que Finea volverá a fingir ser tonta al ser deseada nuevamente por el galán que las dos familias habían convenido. Finea demostrará que el buen juicio adquirido no es cosa pasajera y contará con el suficiente ingenio como para ir un paso más allá e idear una treta para casarse con el que antes pretendía a su hermana. Como es usual en este tipo de obras, nadie queda sin pareja y el final feliz viene dado por el casamiento de las dos hermanas con sus pretendientes.

En la versificación predominan los octosílabos que otorgan a la poesía un carácter muy próximo al diálogo. Los cambios métricos que se pueden apreciar a lo largo de la obra, aun sin ser uniformes, responden a la mutación de personajes o escenas. Según Diego Marín, el propósito de la obra sigue la máxima del enseñar deleitando, tan característico en todo el Siglo de Oro y no sólo ‘con un fin didáctico sino, incluso, para ilustrar una idea filosófica sobre la vida’. En La dama boba, esta idea es, como hemos indicado ya, que el amor puede despertar la mente más obtusa. Pero no es la única idea que encierra la obra, puesto que se aprecia la ‘sátira del cultismo poético asociado con la pedantería de Nise’. Destaca también el marcado feminismo de la comedia, lo que contrapone a su autor a otros escritores de la época como Quevedo.

La lectura de La dama boba es muy entretenida y a buen seguro deleitará a todos los que se acerquen a sus páginas, pues merece la pena explorar otras obras de nuestro teatro clásico porque no todo es Fuente Ovejuna, La vida es sueño, El alcalde de Zalamea o El caballero de Olmedo. Como vemos, hay otras comedias dignas de ser leídas.

Licencia | Formación sin Barreras
Índice | Todas las reseñas del blog

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +