Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Pedro Páramo, de Juan Rulfo

1. Breve biografía del autor.
Juan Rulfo nació en Acapulco (México) en 1918. Cuando cuenta con seis años, su padre es asesinado víctima de los convulsos coletazos que aún daba la Revolución Mexicana. Rulfo pasa unos años difíciles que se endurecen aún más con la muerte de su madre en 1930. Su adolescencia se caracteriza por la soledad y la tristeza. En 1930 se traslada a Ciudad de México tomando contacto con los círculos literarios. Rulfo es un autodidacta que tiene que ganarse la vida desempeñando trabajos de variada índole. Su primer libro El llano en llamas (1953) es una recopilación de cuentos que pasa inadvertida en la época. Sin embargo, poco después, Juan Rulfo escribió una de las más grandes obras de la Literatura Universal: Pedro Páramo (1955) y aunque sí fue justamente alabada, la crítica tardó algún tiempo en descubrir toda la hondura de esta magistral obra. Juan Rulfo no escribe ninguna obra más aunque dirá que está trabajando en una novela llamada La cordillera que nunca verá la luz. Obtiene el Premio Príncipe de Asturias en 1983. Rulfo falleció en México en 1986.

2. Contexto literario de la obra.
Los escritores hispanoamericanos que publican entre 1940 y 1960 sienten la necesidad de apartarse de las técnicas estilísticas tradicionales. Estos escritores salen del ensimismamiento en el que está la Literatura Hispanoamericana del momento y leen con gusto a literatos de la talla de Proust, Kafka, Joyce o Faulkner. En sus obras se percibe la influencia del psicoanálisis, de los ‘ismos’ europeos y de la deshumanización del arte. Irrumpe en escena lo ‘real maravilloso’ o ‘realismo mágico’, recurso que tras dar un buen número de obras magistrales, acaba agotado y actualmente se encuentra en desuso en la mayor parte de escritores. Pedro Páramo (1955) es la novela que cierra el ciclo novelístico de la Revolución Mexicana, ciclo que inició Mariano Azuela con la magnífica obra Los de abajo (1916).

3. Comentario de la obra.
Pedro Páramo es una novela que el autor estuvo madurando durante mucho tiempo y es el resultado de un cuidado trabajo de reelaboración. Su argumento es bastante simple: Debido a una promesa que hace a su madre en el lecho de muerte, Juan Preciado viaja a Comala para arreglar ciertos asuntos con Pedro Páramo (su padre). Al llegar, se encuentra con un pueblo deshabitado, pero lleno de fantasmas. Juan, al comprender entre quienes se encuentra, muere horrorizado y comienza el relato de lo que aconteció en el pueblo. El propio autor dijo de esta obra: ‘en verdad es el relato de un pueblo: una aldea muerta en donde todos están muertos, incluso el narrador, y sus calles y campos son recorridos únicamente por las ánimas y los ecos capaces de fluir sin límites en el tiempo y en el espacio’.

Por el contrario, la fragmentada estructura de la novela (que aglutina varias historias diferentes) pretende generar confusión en el lector pues como acertadamente señala González Boixo, en el magnífico estudio que de la novela hizo, el propio tema exige esta estructura pues ‘a través de la técnica utilizada el lector puede penetrar […] en una realidad de la que no obtiene una visión clara porque ella tampoco lo es’. Podemos distinguir dos estructuras en Pedro Páramo, una externa compuesta por 70 fragmentos que el lector debe ir ordenando como si fuese un puzzle (recurso éste que será muy utilizado por los escritores que publiquen durante la segunda mitad del siglo XX) y otra estructura interna con dos líneas argumentales que se entrecruzan: por un lado tenemos la historia de Juan Preciado y por otro la del despótico cacique Pedro Páramo.

El lenguaje de la obra tiene el inconfundible sabor del mundo rural de México puesto que continuamente encontramos voces y giros de indudable sabor terruño. Comprobamos cómo las palabras están cuidadosamente escogidas por Rulfo para dar una marcada sobriedad a la prosa; pero no por ser sobria debemos pensar que esta prosa no tenga viveza, muy al contrario, puesto que goza de un enorme poder evocativo a través de su fuerza poética.

La novela exige una detenida y atenta lectura si se quiere extraer todo su jugo de exquisita literatura, puesto que si por algo se caracteriza Pedro Páramo es por la ambigüedad. Las interpretaciones que se han hecho de esta obra son diversas y no parece haber acuerdo por parte de la crítica. Sin embargo sí podemos decir que Pedro Páramo es la novela del hombre mexicano pues los temas que se tratan en la obra retratan su esencia (la injusticia, la desesperanza, la obsesión por la muerte, el poder tiránico o la agónica y siempre fallida búsqueda del Paraíso).

El espacio narrativo de Pedro Páramo es en sí toda una obra de arte y según Lázaro Carreter, sólo comparable al Macondo de Gabriel García Márquez. Es importante detenernos un momento en las tres Comalas que aparecen en la novela, según ha señalado la crítica. La Comala paradisíaca es aquélla que refería Dolores Preciado a su hijo. Otra es la violenta Comala que encarna el poder de la tiranía del cacique Pedro Páramo. Por último tenemos la Comala infernal que alberga a las ánimas.

La lectura de esta obra nos revelará un mundo oculto que fascinará a todo tipo de lector. Pedro Páramo se adentra en el alma de México, pero también en la nuestra.

Licencia | Formación sin Barreras
Índice | Todas las reseñas del blog

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +