Aviso legal: Cumplimiento de la RGDP en relación a la protección de datos personales en internet. OK | Más información

Manipulación lingüística: Plan de saneamiento

Este fin de semana, en la prensa, hemos podido leer titulares que informaban del ‘plan de saneamiento’ que intentará salvar a Bankia del desastre. Ese ‘plan de saneamiento’ no es otra cosa que una enorme cantidad de dinero público que los sufridos contribuyentes tendrán que pagar para salvar a una entidad bancaria: Bankia. ‘Plan de saneamiento’, tremendo eufemismo.

En estos momentos, la ciudadanía puede interpretar que los recortes que se han hecho en educación, sanidad, servicios, etc, parecen destinados a sufragar el ‘plan de saneamiento’ de un banco con serios problemas debido tanto a las desastrosas e interesadas decisiones políticas como a la más que discutible gestión de sus dirigentes.

En los últimos meses, el gobierno ha exprimido a la población, a base de subidas de impuestos y recortes, con el comprometido objetivo de intentar salir de la crisis en la que estamos inmersos. Sin embargo, ese dinero, que con tanto esfuerzo se ha conseguido, parece que va a ser destinado -de forma incomprensible- a salvar, con este ‘plan de saneamiento’, un banco en situación crítica. Esto pasa mientras su nueva junta directiva sale sonriendo en las fotos (curioso que el anterior presidente también se fuera sonriendo ante los flashes de los fotógrafos). ‘Plan de saneamiento’… ¡Qué potente es el lenguaje cuando se intenta ocultar la verdad y vender humo!

Por si todo esto fuera poco, el colmo llega cuando se pide a los contribuyentes que paguen las deudas saneen una entidad que tenía sus cuentas infladas mientras el nuevo presidente de Bankia tiene la osadía de afirmar que no piensa buscar a los responsables de poner al banco en una situación más que delicada. La desconexión entre los directivos y la sociedad es más que evidente en este ‘plan de saneamiento’.

Se obliga a la ciudadanía a tapar el agujero con sus impuestos mientras se complica, por momentos, la situación del país por la deuda soberana. El dinero del rescate sale del enorme esfuerzo contributivo de todos y ha supuesto recortes sociales en educación, sanidad, servicios e infraestructuras. La gota que colma el vaso es que resulta que ‘el plan de saneamiento’ va a ser considerado por la junta directiva de Bankia como una inversión y no como un doloroso préstamo de un país que está viviendo una dolorosa situación económica a una entidad en apuros.

Piense en todo esto la próxima vez que usted oiga o lea la bonita expresión: ‘plan de saneamiento’.

Fuentes | Titulares de ‘El Mundo‘, ‘El País‘ y ‘La Vanguardia‘.

Otros ejemplos de manipulación lingüística:

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +