Aviso legal: Cumplimiento de la RGDP en relación a la protección de datos personales en internet. OK | Más información

¿Por qué no existe una primavera griega?

Seguimos tratando más ejemplos de manipulación lingüística. Este último, muy comentado en Twitter. El año pasado, cuando tuvieron lugar los disturbios en los países del norte de África, muchos dirigentes aprovecharon la ocasión para salir a la palestra y apoyar las revueltas con dulces cánticos a la libertad y al avance de una sociedad ilusionada con un cambio que fuera determinante en sus vidas para optar a un futuro mejor y más democrático lejos de la opresión y la tiranía. Estos movimientos de protesta fueron calificados, románticamente, ‘la primavera árabe’.

Este año ha comenzado con una situación parecida en Grecia, los mercados imponen duras medidas al gobierno griego. La población vive la asfixia que produce la falta de trabajo, la subida de los impuestos, las pésimas notas de las agencias de calificación y el enorme endeudamiento del país. Llega un momento que la situación se hace insoportable y cuando, el pasado 12 de febrero, el parlamento estaba votando lo que le imponían los gobiernos alemán y francés (instados por los mercados), la gente se echó a la calle a protestar contra la opresión y contra la clase política del mismo modo que lo hicieron nuestros vecinos del sur.

Disturbios, altercados, desorden público, llamas, caos… No hay ni rastro de ese toque romántico de esperanza que había en los calificativos de la ‘primavera árabe’ porque, simplemente, no conviene. Esto está pasando en el seno de nuestra Europa, está demasiado cerca, el peligro se percibe entre los países de nuestro entorno, así que nada de primaveras griegas.

Si aún quedan dudas, este vídeo las resolverá:

Y lo que nos queda…

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +