Aviso legal: Cumplimiento de la RGDP en relación a la protección de datos personales en internet. OK | Más información

Mala redacción, mala comprensión

Los profesores de lengua y literatura siempre incidimos en la importancia de redactar con corrección. No sólo la ortografía es importante, tanto la cohesión textual como el dominio de los signos de puntuación son esenciales para conseguir transmitir una idea correctamente.

En la prensa digital, la urgencia por publicar las noticias que llegan a las redacciones hace que, muchas veces, la primera versión de lo publicado contenga errores que nos hacen releer el texto para tratar de entenderlo correctamente. Y digo primera versión porque, afortunadamente, los profesionales de la información suelen releer sus textos y subsanar los errores a los pocos minutos.

Para ilustrar esta entrada, veamos los siguientes ejemplos:

Los humanos no llevamos muchos años sobre este planeta, apenas unos miles de años, así que, atendiendo al texto de la noticia, nos preguntamos quiénes, además de nosotros,  son los que han estado pescando tiburones durante 16 millones de años. Por otra parte, es imposible que el ecosistema marino pueda soportar la sobreexplotación de los recursos durante un periodo tan enormemente amplio. (El Mundo, 1 de octubre de 2011).

Veamos, otro ejemplo reciente:

Leyendo este sorprendente titular nos asalta la duda de si Gadafi habría estado escondiendo su dinero en el frigorífico. (El Mundo, 3 de septiembre de 2011)

En otros casos, los errores semánticos hacen que el titular no tenga sentido alguno. En el titular que sigue, el uso de la palabra ‘fetiche’ no tiene mucho sentido. (Marca, 12 de agosto de 2011):

Si están interesados en conocer otros ejemplos y saber más sobre el cuidado de nuestro idioma, pueden acudir a El menosprecio de la lengua. El español en la prensa, de Fernando Vilches Vivancos y a Defensa apasionada del idioma español, de Álex Grijelmo.

Lo importante no es haber cometido uno o varios errores, sino aprender a subsanarlos y trabajar para que no se repitan.

Coméntalo en: Twitter Facebook Google +