Aviso legal: Cumplimiento de la RGDP en relación a la protección de datos personales en internet. OK | Más información

Motivación de equipos

La eficacia de un equipo radica -en gran medida- en su capacidad de motivación. Se pueden llevar a cabo con éxito las tareas más complejas si tenemos un equipo motivado que emprende cada proyecto con fuerza e ilusión. Para conseguirlo, desde luego, el primero que tiene que estar motivado es el que organiza el trabajo. Cada pequeño detalle cuenta a la hora de tener un equipo ilusionado con el trabajo; por ello, nuestra actitud debe ser muy positiva y debemos trabajar haciendo (y esto es cosa de todos pero comienza por uno mismo) que el buen ambiente sea lo habitual. Hasta aquí todo es ‘de cajón’. Pero… ¿cómo llevar la teoría a la práctica? A eso nos ayuda Fish!, uno de esos libros que te cambian la forma de ver la vida y te hacen disfrutar con el trabajo.

Fish

Para muchos profesores es muy complicado motivar a sus alumnos; tampoco es sencilla la tarea para los jefes de estudio motivar a sus profesores, los cuales coordinan equipos grandes con inclinaciones e intereses muy diversos. Para mí, tampoco lo fue, sin embargo, desde que llegó a mis manos este pequeño gran librito y lo leí, todo cambió. Desde entonces, me es muchísimo más sencillo tener un equipo de profesores motivado y grupos de alumnos que se interesan por cada una de los temas que componen cada clase.

Escoge tu actitud, aunque no puedas elegir el trabajo, siempre puedes decidir cómo lo harás.

Todos los profesores, al entrar a trabajar en el centro reciben el Manual del Profesor (un extenso documento del que hablaré más adelante). En un lugar destacado de este manual hay un párrafo que he extraído de Fish! y he adaptado al contexto educativo.

Por favor, recuerde, cuando entre en el centro para trabajar, elegir la actitud de hacer que hoy sea un gran día. Los compañeros, los estudiantes, los miembros del equipo y usted mismo, lo agradecerán. Encuentre maneras de jugar. Podemos tomarnos el trabajo muy en serio sin estar serios. Preste atención para poder estar presente cuando más le necesiten los estudiantes y los demás miembros del equipo. Y, si siente que le falta energía, pruebe este remedio: busque a una persona que necesite ayuda, regálele unas palabras de apoyo y alégrele el día.
Coméntalo en: Twitter Facebook Google +